GUATEMALA, EN LA ENCRUCIJADA

No existen panorama fáciles para el conflicto de visiones e intereses que hoy divide al país. (Editorial El Diario)

La Mecanismo de Protección a defensoras y defensores de Derechos Humanos de Guatemala publicó recientemente una infografía sobre la verdad de Guatemala, resaltando que en lo que va del año, ha aumentado espectacularmente los atentados contra defensores y defensoras de los derechos humanos, ya que en los seis meses del año, se han producido mas atentados que el promedio anual de atentados de los últimos siete primaveras: en el 2020, se han producido 620 agresiones, mientras que el promedio entre 2012 y 2019 fue de 512 agresiones al año; de continuar esta tendencia, este año podrían duplicarse las agresiones contra líderes y lideresas de la sociedad civil en Guatemala.

Las agresiones de este año se clasifican de la ulterior forma: 481 actos de criminalización contra lideres del movimiento social, en el interior de los cuales se contabilizan 466 actos de intimidación, 13 denuncias judiciales que UDEFEGUA considera espurias, y 2 denuncias legales. Asimismo, se contabilizan 10 asesinatos: dos personas relacionadas con la comunidad LGBTIQ+, un ambientalista, cuatro personas relacionadas a los movimientos indígenas o de defensa por la tierra, un periodista, un sindicalista y un campesino; en cuanto a la estructura, las amenazas y agresiones se han realizado dirigidas a 70 organizaciones de la sociedad civil guatemalteca, planteando todas estas cifras un panorama preocupante.

La pregunta fundamental que habría que realizarse es: ¿Qué explica ese repunte espectacular? Al respecto, dos hipótesis.

  1. Para nadie es un secreto que Guatemala ha estado particularmente enfrentada desde que en abril del 2015, se inició toda una serie de acciones para desterrar las prácticas de corrupción insertadas en la institucionalidad pública guatemalteca, por lo que desde hace algunos primaveras, existe una férrea lucha por el control de instituciones esencia. El postrero capítulo de tal conflicto es la batalla por la opción de cortes de imparcialidad, proceso que se encuentra entrampado desde hace varios meses, sin que se avizore ninguna salida inmediata.
  2. La crisis sanitaria provocada por la Pandemia COVID-19 ha favorecido a quienes tienen tendencias autoritarias y regresivas, ya que el estado de excepción y el distanciamiento social han favorecido la desactivación parcial de la auditoria social y la movilización ciudadana, por lo que el panorama político y social es conveniente a medidas de fuerza.

Lamentablemente, los dos procesos -el debilidad institucional y el aumento de las medidas de fuerza- tienen el mismo emoción: nos están acercando peligrosamente a una crisis de mayores proporciones, con lo cual el envejecido adagio de que Guatemala está cerca del barranca quizá sea cierto esta vez.

Guatemala necesita construir una visión integral e incluyente de país, porque quizá en el corto plazo, alguno de los bandos que luchan por el control institucional van a triunfar, pero en el generoso plazo, todos estaremos perdiendo, oportuno a que la experiencia demuestra que quien se aumento con la trofeo en un contexto tan polarizado, solamente aviva el sentimiento de injusticia y de revanchismo que alimenta permanentemente la claridad del conflicto, la polarización y la violencia.

La entrada GUATEMALA, EN LA ENCRUCIJADA se publicó primero en Epicentro GT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *